Liceo Michoacano

Blog Liceo Michoacano

Tips para salir vivo del “juego macabro” de los exámenes finales

Tips para salir vivo del “juego macabro” de los exámenes finales[1]

Exámenes finales (Sinsajo)

Los memes que van llenando las redes sociales conforme se va acercando el fin de semestre nos generan una sensación espantosa: nos sentimos como en una película de esas donde las posibilidades de salir viv@s frente a una circunstancia límite y extravagante son prácticamente nulas (Saw, Los Juegos del Hambre, El Conjuro, Masacre en Texas, El Resplandor, Terror en Amityville y un largo etcétera). Como en ellas, sólo queremos poder seguir respirando después de haber aprobado.

Se vienen los exámenes finales

     ¡Calma! El primer obstáculo que debemos vencer para poder llegar viv@s al fin del semestre es dejar de creer que es un instrumento de tortura de l@s profesor@s. No es así (o no debería serlo). Mejor pregúntate cuál es el origen del problema, es decir,  por qué sientes que estás viviendo un episodio de Saw: ¿porque no planeaste las entregas, porque no le echaste ganas a lo largo del semestre, porque no tomaste apuntes, porque no hubo clases…?

Meme apuntes

     Ante estas dificultades, te damos unos cuantos consejos prácticos:

- No tengo apuntes. En este caso, es muy útil pedírselos a un(a) amigo(a) al que le esté yendo bien en la materia que te preocupa. Pídele de favor que te los explique, transcríbelos a tu libreta (¡a mano!) y revísalos diariamente. No seas demandante, recuerda que tu amig@ también está en exámenes finales.

- Tengo apuntes pero no les entiendo. En este caso, te puedes acercar a tu profesor(a) para pedirle materiales adicionales de estudio: ejercicios, películas, documentales, videos, artículos, revistas, imágenes, presentaciones, etcétera. La idea no es que estos materiales sustituyan a tus apuntes, sino que los complementen.

- No planee a tiempo mis entregas finales.  Te recomendamos distinguir entre ellas según su urgencia e importancia. Hay algunas entregas que son urgentes y cruciales para pasar la materia, ésas son tu prioridad. Hay otras que no son tan urgentes pero sí importantes. Para ellas, debes ver cuánto tiempo tienes para entregarlas y calcular el tiempo que deberás dedicarles diariamente para que alcances a hacerlo. Hay otros trabajos que son urgentes pero no significan mucho en el curso, así que los tendrás que dejar en tercer lugar y hacer todo lo posible para tener tiempo de hacerlos. Por último, si te sientes dentro de una película de terror seguramente tendrás que sacrificar aquellas entregas con valor extra, es decir, aquellas que no son más que una pequeña ayuda. Como te puedes dar cuenta, no planear a tiempo te lleva a tener que planear ahora, bajo presión. ¡Hazlo!

- Siempre me va mal en esa materia. Cuando siempre tienes problemas con una materia, puede ser por alguna de las razones expuestas arriba, por lo que debes ponerte las pilas para el siguiente curso. Por ahora, te sugerimos darle prioridad al estudio de esa materia y revisa tus apuntes diariamente, pídele al(a) profesor(a) que te dé material adicional para estudiar, que te diga en qué portales de internet u otros sitios puedes buscar información, etcétera. Es verdad que también puedes preguntar a tus compañer@s pero lo que te puede salvar en este caso es que te acerques a l@s profesor@s, deja que ell@s te guíen.

- No soy buenx para los exámenes. A lo mejor no lo sabías pero podemos clasificar los tipos de exámenes según lo que evalúan: memoria, razonamiento, creatividad, velocidad, etcétera. Por ejemplo, si no tendrás mucho tiempo para resolver el examen, pregúntate primero cuáles son los ejercicios más sencillos y cuáles son los más difíciles, de ese modo podrás resolver la mayor cantidad en el menor tiempo posible. Si, por ejemplo, eres bueno para resolver problemas nuevos pero te cuesta trabajo memorizar, dedica la mayor parte de los días anteriores a estudiar con herramientas que desarrollen tu habilidad de retener información fácilmente –¡hay muchísimos! Si la dificultad reside en que te cuesta trabajo enfrentarte a nuevos problemas, no hay de otra más que hacer ejercicios y ejercicios. La idea es que primero identifiques las habilidades que tienes y las que te exige el examen, después refuerza las primeras y apóyate en otras herramientas para que domines las que te faltan.

     Estos son algunas de las dificultades que frecuentemente se nos presentan como estudiantes. Lo mejor habría sido que no nos enfrentáramos a ellas pero, ya en este escenario de terror, quisimos darte algunos tips para que los afrontes. Échale ganas para que no te vuelva a pasar lo mismo en próximos cursos.

     ¡Comparte en un comentario las estrategias que te han sido útiles para los exámenes finales!

Rocky

 

 

 


[1] Es necesario que adviertas que estos tips apenas tienen algo que ver con tu formación, con tu educación, pues pasar un examen no necesariamente significa haber aprendido y no pasarlo tampoco significa no haberlo hecho. Los exámenes son instrumentos de evaluación, entre otros, que deberían servir para reforzar tu educación en sentido general.

BLOG