Stop motion “Just wanna watch tv”

Una animación se describe como un conjunto de imágenes (ya sean fotografías o dibujos) reproducidas a una velocidad específica para generar la sensación de movimiento. Sin embargo, si la animación es tan simple, si solamente consiste en imágenes reproducidas secuencialmente, ¿Por qué a fascinado al ser humano a lo largo de la historia?

Los orígenes de la animación son mucho más antiguos de lo que la mayoría de las personas piensan, inclusive son más antiguos que el cine, pues se remontan hasta la era de las civilizaciones antiguas, donde los griegos elaboraban jarrones con imágenes sucesivas que al girarlos les daban la sensación de movimiento. Con el paso del tiempo, la animación se fue desarrollando y fue tomando forma de los instrumentos más elaborados, como el zoetropo, el praxinoscopio, el flip book, y grandes personajes en la historia del cine comenzaron a desarrollar nuevas técnicas, como Georges Méliès. Con la llegada del siglo XX la animación
vivió un gran auge, naciendo grandes estudios de animación como Disney.

Pero la animación no solamente consiste en dar la sensación de que un dibujo o fotograma se mueve, sino que es una forma de representación artística, que tiene la capacidad de darle vida a los personajes, de hacerlos hablar, de hacer lo imposible, lo que el cine o los documentales
(sin discriminar a ninguna de estas artes) no pueden filmar. Tiene su propio lenguaje y es capaz de abrir nuevos horizontes en cuanto a técnicas audiovisuales. Como diría Walt Disney, “Es divertido hacer lo imposible”.

En Liceo Michoacano se llevó a cabo un taller de animación, conformado por alumnos del Liceo junto con estudiantes de otras instituciones, en donde se pudo conocer la historia de la animación, sus técnicas básicas, como el stop motion, pixelación y animación digital; y a partir de esas técnicas crearse cortometrajes animados utilizando las técnicas vistas, teniendo como único límite para realizarlas la creatividad y la imaginación.

El presente: “Just Wanna watch tv” (Sólo quiero ver la tele) es uno de dichos cortometrajes animados, muestra de que la animación es capaz de darle vida a cualquier idea, historia o personaje.

Santiago Areán Viveros de 2do semestre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *