Historia

¿Qué sabes de los jóvenes y el bachillerato?

Es la etapa escolar donde se terminan de articular los referentes lógicos y éticos de las personas. Ahí es donde se gesta el espíritu de la ciencia y se forma una civilidad que trasciende el espacio escolar. Por ello, el aprendizaje de disciplinas científicas y humanísticas cobra máxima relevancia: es la última oportunidad para aprender a abstraer y reflexionar, a adquirir el hábito de la lectura y el compromiso con el trabajo, también consigo mismo, con la sexualidad y la familia.

Conscientes de esto, un grupo de académicos interesados en una alternativa de bachillerato diferente, crearon en 1995, el “Liceo Michoacano” como un bachillerato escolarizado, ubicado en el cuadro histórico de la ciudad de Morelia e incorporado a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH). Su modelo pedagógico armoniza la formación de jóvenes con alto nivel académico, humano, artístico, cultural y de compromiso social con su comunidad.

¿Quiénes somos?

Somos una “comunidad de aprendizajes”, que reúne a personas que comparten intereses comunes para desarrollar conocimientos, actitudes, y valores significativos mediante procesos de aprendizaje
colaborativo. Esto significa trabajar en dos esferas del espacio escolar, lo académico (interno) y lo axiológico (desde afuera); relacionando ambos con el entorno del aprendizaje.

¿Cómo trabaja nuestro bachillerato?

El aspecto central que subyace en este enfoque es que el aula, el currículo y los métodos de enseñanza (ciencias, humanidades, sociales, artísticas e idiomas) se combinan en una apuesta pedagógica que promueve el estímulo intelectual, formando estudiantes que aprenden a pensar, planear, crear, cuestionarse y comprometerse de manera autónoma con su proyecto de vida personal y horizonte de futuro deseable.

En lo que refiere a los valores, conviene resaltar que éstos no se aprenden como la temática de una clase en el aula, se viven múltiples experiencias extramuros para despertar la sensibilidad y desarrollar la conciencia indispensable para transformar la sociedad en un mundo mejor.

¿Cuáles son nuestros resultados?

Desde hace veintiún generaciones hemos dotado a nuestros egresados de herramientas sólidas envistas a vinculaciones universitarias de calidad (primordialmente nichos públicos), pero, sobre todo,
en valores como el respeto, honestidad, disciplina, solidaridad, amistad y compromiso consigo mismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *